EN LO RELIGIOSO

CREEMOS en la existencia de Dios, único y universal, según está establecido en el libro 1ª de Reyes 8:23 «... no hay Dios como tú, ni arriba en los cielos ni abajo en la tierra...»

CREEMOS en Jesucristo, Hijo de Dios y Salvador del mundo, según el libro de Hechos 8:37 «... Creo que Jesucristo es Hijo de Dios...»

CREEMOS como verdad que Jesucristo fue concebido por intervención del Espíritu Santo en el seno de una virgen santa, bienaventurada, cuyo nombre era María, según lo establecido en el libro Lucas 1:28 al 35 «Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús...»

CREEMOS en la Santa Biblia como única y suficiente regla de fe para la salvación del ser humano, según lo establecido en Juan 5:39 y 2ª de Timoteo 3:16 «Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir justicia...»

CREEMOS en el amor de Dios para ser llamados Hijos de Él, según lo establecido en 1ª Juan 3:1 «Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios...»

CREEMOS que la muerte de Jesucristo reivindica al hombre con Dios, y que por ese sacrificio, el ser humano es aceptado y agradable a Dios, según el libro de Juan 3:16: «De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito...»

CREEMOS en la vocación de los Siervos de Dios, enviados para manifestar la voluntad de Dios y la Salvación. Hechos 13:47 «Te he puesto para luz de los gentiles...»

ACEPTAMOS el Bautismo en agua en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados. Hechos 2:38 «Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo...»

CREEMOS en el Bautismo del Espíritu Santo como la confirmación que Dios da al hombre para el ingreso al Reino de los Cielos. Juan 3:5 «Respondió Jesús: De cierto, de cierto os digo, que el que el que no naciere...»

CREEMOS en el plan de Dios para salvación de todas las naciones, puesto que Dios no hace acepción de persona, raza, color, idioma, opinión política o posición económica. 1a. Timoteo 2:4 «El cual quiere que todos los hombres sean salvos...»

CREEMOS que la persuasión, la convicción y la razón son la más firme base de todo credo y Fe. Hechos 26:28 «... por poco me persuades a ser cristiano...»

CREEMOS que Jesucristo estableció una Iglesia, para que aquellos que acepten su llamado, alcancen la salvación. Juan 10:16 «... oirán su voz, y habrá un rebaño y un pastor...»

PROCLAMAMOS la segunda venida de Cristo para recompensar a cada uno según sus obras. Lucas 21:27 «Verán al Hijo del Hombre viniendo con poder y gran Gloria...»

 

EN LO MORAL

 

RECONOCEMOS el libre albedrío del hombre como principio rector de su conducta.

ACEPTAMOS el diálogo sincero, honesto y abierto, que a su vez desarrolla nuestro criterio y aptitudes.

CONSIDERAMOS el fanatismo e intolerancia religiosa como limitantes del desarrollo de los países; en consecuencia, abrimos nuestras puertas al conocimiento que erradique la pobreza, ignorancia, vicios y fármaco dependencia.

CREEMOS en la ciencia como un don de Dios, cuyo conocimiento debe servir a las más grandes causas de la humanidad, favoreciendo el progreso y desarrollo de los países.

AFIRMAMOS que toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, por lo que puede elegir el credo religioso de su agrado, sin que por ello sufra amenaza o lesión alguna.

CONSIDERAMOS que las reglas antinaturales como imponer determinado estado civil, despojo de bienes o atentar contra la integridad familiar, es contrario a todo principio ético - moral.

RESPETAMOS la no discriminación en el trato a los creyentes, quienes gozan de los beneficios a que son merecedores según las normas de nuestra Iglesia.

 

EN LO CIVIL

 

AFIRMAMOS que, en el ejercicio de nuestras garantías constitucionales nos asiste el derecho a integrarnos en el contexto general de la sociedad, al trabajo, salud y la educación, sin discriminación, límite o perjuicio alguno.

CREEMOS que los gobiernos son establecidos para impartir justicia, castigando al que obra mal y protegiendo al que hace bien, según lo establecido en Romanos 13:1-5 «Sométase toda persona a las autoridades...»

ORAMOS por las autoridades porque es mandamiento de Dios respetar toda institución humana, según lo establecido en 1ª de Timoteo 2:1-3 «... que se hagan oraciones ... por los están en eminencia».

ESTAMOS obligados como ciudadanos al cumplimiento de las leyes de cada país, al respeto y promoción de las culturas y símbolos patrios.

ACEPTAMOS el respeto por la vida como un designio divino.

En conclusión, nuestros principios se compendian en el mandamiento bíblico: «Por lo demás... todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad».